El reto de la innovación en PYMES alimentarias

El reto de la innovación en PYMES alimentarias

Innovar es básico en cualquier sector y el sector alimentario no es una excepción. Es cierto que se abusa del término y que muchas veces no es mucho más que un concepto vacío. Lo cierto es que el consumidor ha ido evolucionando de manera que cada vez es más exigente con lo que compra para alimentarse.

Las grandes empresas del sector disponen de recursos y personal para realizar grandes proyectos de innovación y analizar, estudiar, desarrollar e implementar los productos destinados a garantizar el futuro de la empresa. Pero si tu empresa no dispone de estos recursos ni personal, ¿Cómo puede innovar? Además hay que tener en cuenta que gestionar una PYME alimentaria, obliga a priorizar mucho los recursos económicos y de tiempo y esto hace que, desafortunadamente,  la innovación quede relegada a un segundo término.

¿Qué características debe tener un modelo de innovación adaptado a la realidad de estas empresas?

En Smart Food Innovation creemos que un modelo útil para PYMES debe reunir estas características;

Orientarse al impulso comercial:

No hay margen para proyectos de dudosa aplicabilidad o de resultado incierto. Todo proyecto debe orientarse a alcanzar ventajas competitivas que permitan defender tus productos en un mercado muy competido.

Optimizando recursos: 

No únicamente es necesario aprovechar cada € invertido, sino que es necesario también contar con el tiempo como recurso y realizar proyectos que sean inmediatamente utilizables. La gestión de la información también debe orientarse a consumir el menor tiempo posible.

Visión global del producto:

De nada sirve un producto excelente si su carta de presentación (el packaging) no transmite las cualidades del producto y no genera una expectativa positiva al consumidor que lo ve en un lineal de un supermercado junto con sus competidores. Es necesario evaluar de manera global como el producto genera y satisface expecativas en el comprador y cual es la experiencia de consumo que el consumidor ha tenido. A fin de cuentas… ¿Por qué han elegido su producto? ¿Lo volverán a comprar una segunda vez?

Personalización:

Cada empresa es un mundo y tiene una realidad específica a la que es necesario adaptarse. Es imprescindible adaptar el modelo a cada empresa y no intentar aplicar a rajatabla modelos diseñados para otros sectores, productos o tamaño de la empresa.

El consumidor como núcleo:

Resuta clave incorporar el consumidor en los procesos de innovación. A fin de cuentas son quienes compran tus productos (o los de tus competidores). Conocer a su target y ofrecerle lo que espera es la clave para seducirlo con sus nuevos productos i envases.

En Smart Food Innovation somos expertos en eso, desarrollar un modelo de innovación adaptado a tus recursos, comprometido con la generación de valor, orientado al impulso comercial y con implicación del consumidor target.

Estaremos encantados de conocerle y conocer los retos de su empresa, analizaremos conjuntamente y sin compromiso si podemos ayudarle en el desarrollo de nuevas soluciones (o de su gamma actual).

Puede consultar nuestros servicios AQUÍ

Autor: Gerard Pujol

gpujol@smartfoodinnovation.com 

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies